Archive for Seguridad vial y seguridad en el automóvil.

¿Hay algo que deba cambiar en las ITV?

El otro día en Twitter caí en una conversación muy interesante, y hay veces que con solo 140 caracteres no puedo expresar todo lo que me gustaría ;) .

Os pongo en situación. Enrique Trillo, redactor de Autobild, hizo un comentario después de pasar la ITV a su vehículo particular en alusión a la amabilidad de algunos técnicos de ITV. Muchos nos unimos a ese comentario y después lanzó un tuit más que interesante:

Una cosa está clara: algo debe cambiar. ¿Creéis que es solo cuestión de amabilidad?

Pues con este post tengo la intención de argumentar de una forma más completa mi opinión en este tema.

El funcionamiento de una ITV más o menos lo conocemos todos, se trata de una inspección técnica de nuestro vehículo que determina si es seguro circular con él o no. Bien, durante la inspección nos comprueban las luces, cinturones, la potencia de frenada, gases de escape, etc etc, pero ¿realmente sirve de algo?

Como ya sabéis, a parte de tener la suerte de perteneces al equipo de redacción y pruebas de www.motor.es también soy mecánico, y esto ha hecho que haya vivido muchas experiencias con casos de ITV. ¿Cómo puede ser que un coche no pase la ITV por la falta de los dos pilotos de matrícula y en cambio no le digan nada por tener los neumáticos en alambres? ¿o cómo puede ser que pase la ITV con menos de 2 milímetros de espesor de pastillas de freno?

Bien, a la primera pregunta quizás muchos echaréis la culpa al técnico de la ITV, que la tiene, pero no completa. Me entenderéis contestando a la segunda pregunta.

Durante la inspección el técnico no desmonta ninguna pieza del coche, así que es imposible que sepa el grosor de las pastillas a no ser que las llantas tengan suficiente espacio entre los radios para verlas. El técnico se limita a pasar el vehículo por una máquina que determina la fuerza de frenado. Con esta máquina se asegura que el coche frene compensado y que frene en ese momento. Sobre la primera pregunta, si el técnico no eleva el vehículo y ve el exterior del neumático con dibujo es posible que de por sentado que el interior también esté bien.

Bien, después de este ejemplo digo, ¿para que sirve la ITV?, pues para casi nada a parte que para facturar. Entonces algo si que debe cambiar.

Tal y como están las cosas la ITV es necesaria para “cazar” a gente que no ha vuelto a ver un taller pasado los años de garantía de su coche para ahorrar dinero en su mantenimiento, pero, ¿es suficiente?

En mi humilde opinión no. Bajo mi punto de vista la ITV no debería ni existir y debería ser obligatorio pasar un mantenimiento periódico a nuestro vehículo, y no para sacar dinero, si no para asegurarnos que los vehículos circulen seguros durante todo el periodo entre revisión y revisión. O bien las ITV mejoran sus instalaciones para poder dar un servicio más completo o la solución pasaría por dar autoridad al taller para sellar un documento conforme ese vehículo ha pasado la inspección de seguridad.

De momento os doy un consejo, no penséis que por haber pasado la ITV vuestro coche está listo para circular seguro, una ITV no le hace una revisión completa a vuestro vehículo, así que no dejéis de lado a vuestro taller y haced caso a vuestro mecánico, él te sabrá asesorar y te hará una revisión de seguridad mucho más completa.

¿Debe ser un lujo aprender a conducir?

El jueves 2 de febrero pasé varias horas al volante junto un compañero de motor.es haciendo una prueba de un coche. Precisamente ese día fue desfavorable climatológicamente hablando, nos cogió nieve camino a Lleida. Entre muchas de las interesantes conversaciones que tuvimos hubo un tema especial: La Seguridad Vial.

Este tema da mucho juego, la verdad: Pere Navarro fuera de la DGT, límites de velocidad, ubicación de los radares, educación vial, actitudes de los conductores y un largo etcétera.

De esa conversación algo me quedó grabado, y es una afirmación que no paro de escuchar y que utilizo frecuentemente y que no se por qué nunca le he dado más vueltas, y es la siguiente: En las autoescuelas no nos enseñan a conducir, nos enseñan a aprobar.

Con este mensaje no estoy atacando a la labor de las autoescuelas, ni mucho menos, pero si que es verdad que es un tema preocupante. Conducir requiere un gran proceso de aprendizaje, y no lo alcanzamos el día que quitamos la L del cristal trasero, ni mucho menos. Se tarda mucho en aprender a conducir y deberíamos poder tener la tutela de alguien que nos guie por un buen camino.

Muchos pensaréis que no tiene sentido, y otros opinarán que se aprende a base de kilómetros, pero ¿quién nos enseña a reaccionar en situaciones límite?, amigo, ahora seguro que estáis pensando: empieza por ahí, fácil, hazte un curso de conducción.

Pues por esta razón hago esta entrada en el blog, los cursos de conducción, porque después de la afirmación sobre las autoescuelas vino la siguiente: un curso de conducción actualmente se considera un lujo.

Yo he hecho cursos, y reconozco que haría más si el bolsillo me lo permitiera. Por este motivo entiendo que muchísimos conductores no los hagan. Los últimos cursos que he estado mirando van entorno 400€ en adelante, muchos por unas horas, y sé que la mayoría de los mortales no nos podemos dejar ese dinero en un día, y eso es lo que me preocupa, que debido a causas económicas no podamos avanzar en nuestra asignatura pendiente: La conducción.

Yo de momento ahorraré, como si no tuviéramos más cosas para ahorrar (disculpad por la ironía), para poder ir haciendo de vez en cuando algún cursillo y seguiré manteniendo la esperanza que más adelante estén subvencionados o más al alcance de la mano de todos. También quiero aconsejaros que intentéis realizar alguno (conducción segura, sobre nieve…) porque mejoraréis en Seguridad Vial y de paso pasaréis un día de ocio maravilloso.

Demasiada agresividad al volante

Hay demasiada agresividad al volante. No es nuevo esto que estoy diciendo, pero pese a que lo sepamos sigue habiendo agresividad al volante.

Hay gente tranquila que es sentarse a los mandos de un coche y se transforma, y esto supone un gran problema. ¿Por qué se reacciona así?

Bien es cierto que hay situaciones en las que cuesta mantener el control de nuestras reacciones, pero en ocasiones esas reacciones generan un peligro que en ese momento no se percibe.

Hace unas semanas se publicó en youtube un video grabado desde una grúa en la A-2 de Barcelona. En ese video se veía como dos conductores circulaban a baja velocidad a causa de los frenazos de uno de ellos y más adelante se paran en el arcén y se enzarzan en una discusión, que no llega a las manos gracias a la mediación del conductor de la grúa. Más abajo he puesto un enlace al video, en este caso es un resumen. Este video realmente me puso los pelos de punta, sobretodo al ver como los tres conductores estaban en ocasiones invadiendo el carril derecho de la A-2 y yo me pregunto ¿Qué narices tubo que pasar como para jugarse la vida por ello? ¿Realmente merecía la pena? Pues seguro que no.

Video en la A-2

Por eso todos tendríamos que dedicar unos minutos a pensar sobre esto, pensar si vale la pena pegar gritos a uno mirándole sin poner atención en la circulación, si merece la pena bajarse del coche para discutir.

Solo me gustaría aclarar una cosa de lo que se ve en el video. A mi juicio los dos coches de la Guardia Civil que pasán no se paran porque ya en ese momento parece que no hay pelea, y seguramente el hecho de que hubiese una grúa parada con ellos diera lugar a pensar que eran dos coches que habían tenido un pequeño accidente.

Con la crisis…¿hay que ahorrar en mantenimiento?

¿La crisis afecta en el mantenimiento de nuestro vehículo?

 

Hace unos días una revista del motor lanzó en twitter una pregunta interesante: ¿Gastáis menos en mantenimiento del vehículo por la crisis?

Leí atento muchísimas respuestas de los seguidores de dicha revista y la verdad es que muchas de las respuestas no me sorprendían, los que trabajamos en este sector ya nos habíamos dado cuenta.

Con este post no voy a valorar cómo afecta este hecho a los talleres y sus trabajadores, que afecta y mucho, ni pedir que vayáis a los talleres ni a mi taller, voy a entrar a valorar cómo se ve afectada la seguridad en según que prácticas.

Voy a separar en cuatro grupos a los conductores:

-Conductores que no pisan un taller, no hacen el mantenimiento y con suerte llevan ITV pasada.

-Conductores que se hacen ellos mismo el mantenimiento.

-Conductores que van a taller para el mantenimiento pero “ahorran” por la crisis.

-Conductores que van a taller, con el coche al día y que reparan siempre sus defectos.

 

Sobre el primer grupo hay poco que decir, igual que en el último. Es el ejemplo perfecto de lo que nunca se debe hacer y lo que se debe hacer siempre.

Hoy quiero hablar en especial sobre el segundo grupo. He leído que muchos conductores se hacen ellos mismos el mantenimiento, diciendo que hacen lo mismo que en la casa oficial pero más barato. La verdad, es una cosa que me cuesta creer. Me creo que se cambien los filtros que tocan, pero no que hagan el mantenimiento igual que en la casa oficial o en otro taller. Por éste motivo voy a explicar en que consiste la bien llamada revisión.

 

 

En el momento que llevamos nuestro coche al taller para hacer un mantenimiento anual o por kilometraje sabemos el mantenimiento básico que le toca (aceite, filtro de aceite,…), pero no sólo en esto consiste la llamada revisión. Tenemos que tener en cuenta que en un taller miran más cosas y nos hacen también una revisión de seguridad.

Cuando un mecánico coge un coche para hacerle la revisión debe mirar elementos del coche que intervienen en la seguridad. Mira el estado de los neumáticos y que el desgaste de estos sea correcto, se mira el estado de rotulas, el estado del sistema de amortiguación, sistema de frenos, soportes de motor, etc…

Aquí encontraremos un punto de unión entre el primer grupo de conductores que antes citaba y el segundo grupo. Habrá mucha gente que diga “para eso ya tenemos la ITV”. A esta afirmación sólo me queda decir un NO rotundo. La ITV se encarga de verificar que los vehículos que circulan cumplan con las homologaciones y hacen una pequeña revisión visual de elementos de seguridad pero nunca desmontando piezas del vehículo. ¿Dónde esta la pega de esto? Pues muy sencillo, y se resume con sólo un ejemplo: en la ITV se aseguran que el vehículo frene en ese momento, pero no te van a asegurar que frene pasados pocos kilómetros, ¿por qué?, por que en la ITV miden los datos de la frenada en ese momento pero no desmontan las ruedas para ver el estado de las pastillas de freno y de los discos de freno.

ITV

 

Este ejemplo es sólo uno de los muchos que podemos tener, por eso quiero recomendar que a efectos de taller no se debería ahorrar para asegurarnos nuestra propia seguridad y la de los demás, y si queremos ahorrar en taller por tema económico (muy comprensible viendo la crisis económica que hay actualmente) lo que debemos hacer es no circular con el coche sin saber en que estado se encuentra.

Por último quiero tener una mención especial para el tercer grupo de conductores que nombré antes. Me he encontrado muchos conductores a los que he hecho la revisión de su coche y les he informado de un defecto, como por ejemplo el desgaste de los neumáticos, no los han cambiado por problemas económicos pero si que han seguido circulando. A estos conductores les quiero decir lo que ya digo a los conductores con los que trato, si no puedes reparar o sustituir piezas en mal estado por problemas económicos no lo hagas, pero no circules con el coche en mal estado, hazlo por tu seguridad.