Demasiada agresividad al volante

Hay demasiada agresividad al volante. No es nuevo esto que estoy diciendo, pero pese a que lo sepamos sigue habiendo agresividad al volante.

Hay gente tranquila que es sentarse a los mandos de un coche y se transforma, y esto supone un gran problema. ¿Por qué se reacciona así?

Bien es cierto que hay situaciones en las que cuesta mantener el control de nuestras reacciones, pero en ocasiones esas reacciones generan un peligro que en ese momento no se percibe.

Hace unas semanas se publicó en youtube un video grabado desde una grúa en la A-2 de Barcelona. En ese video se veía como dos conductores circulaban a baja velocidad a causa de los frenazos de uno de ellos y más adelante se paran en el arcén y se enzarzan en una discusión, que no llega a las manos gracias a la mediación del conductor de la grúa. Más abajo he puesto un enlace al video, en este caso es un resumen. Este video realmente me puso los pelos de punta, sobretodo al ver como los tres conductores estaban en ocasiones invadiendo el carril derecho de la A-2 y yo me pregunto ¿Qué narices tubo que pasar como para jugarse la vida por ello? ¿Realmente merecía la pena? Pues seguro que no.

Video en la A-2

Por eso todos tendríamos que dedicar unos minutos a pensar sobre esto, pensar si vale la pena pegar gritos a uno mirándole sin poner atención en la circulación, si merece la pena bajarse del coche para discutir.

Solo me gustaría aclarar una cosa de lo que se ve en el video. A mi juicio los dos coches de la Guardia Civil que pasán no se paran porque ya en ese momento parece que no hay pelea, y seguramente el hecho de que hubiese una grúa parada con ellos diera lugar a pensar que eran dos coches que habían tenido un pequeño accidente.

Share and Enjoy:
  • Print
  • Twitter
  • Facebook
  • RSS

One comment

  1. LegacyGX says:

    Mucho descerebrado al volante. La conducta del conductor del vehículo rojo es sencillamente delictiva. Esto sí que es un delito contra la seguridad del tráfico, que habría podido causar un accidente muy grave, involucrando a terceros que, fuera cual fuera el motivo (en cualquier caso inexcusable), nada tenían que ver con la “fiesta”.

    Todos tendríamos que pensar a fondo sobre esto.

Leave a Reply to LegacyGX Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*